Tensón de Malaspina, Anónimo

El marqués Alber­to Malaspina, muerto en 1210, es uno de los señores feudales italianos junto al cual los trovadores provenzales encontraron prolon­gada y honorable hospitalidad. Un biógrafo anónimo escribió de él, en lengua provenzal, que Alberto fue «un hombre valiente, generoso, cortés e instruido», y que era «há­bil en hacer coplas, sirventés y canciones».

Pero esta producción poética a que se refiere el biógrafo se ha perdido; queda tan sólo, con el nombre de Malaspina, una tensón con Raimbaut de Vaqueiras (v. Poesías), hués­ped del marqués, sobre cuya autenticidad todavía tiene la crítica algunas dudas. Es difícil, en efecto, establecer de una manera cierta si las estrofas en que habla el mar­qués son de su mano o si toda la tensón fué escrita por Raimbaut. La tensón desarrolla una breve pero vivacísima disputa entre el marqués y el errabundo trovador. Alberto recuerda al provenzal el mísero juglar que encontró en Lombardía y que hospedó hono­rablemente, saciándole el hambre; replica el trovador que él, el marqués, a pesar de ser tan gran señor, sólo sabe decir y hacer villa­nías, y que es hombre de pocos méritos, felón y malvado.

Alberto replica diciendo que él, pobre juglar, había sido armado caballero sin poner nunca la mano en la espada o en la lanza; Raimbaut replica a su vez que ciertamente él no es Oliveros (v.), pero que el gran marqués no es tampoco, ni mucho menos, Roldán (v.). Y la tensón termina con réplicas y reproches violen­tos. Esta tensión, escrita en lengua proven­zal, es interesante como documento de las costumbres de las cortes italianas, y como testimonio de la fortuna y de la difusión que encontraba en ellas la poesía proven­zal durante los siglos XII y XIII.

D. Mattalia