Saúl, V. Alfieri

Tragedia en 5 actos, en verso

En la llanura de Gelboé el ejército de Israel, al mando del rey Saúl, espera medirse contra los filisteos. David, desde mucho antes expulsado por Saúl a causa de los ce­los, pese a ser esposo de su hija Micol y amigo fraterno de Jonatán su otro hijo, ha llegado al campamento para combatir al día siguiente junto a su pueblo.

Saúl lo aco­ge de nuevo; las charlas siguientes del rey con sus hijos, con David y con el ministro Abner, revelan sus tormen­tos y sus melancolías, acentuados por el contraste entre su propia vejez y decadencia y la juventud y los triunfos de David. Sin embargo, cuando Saúl, cada vez más ob­sesionado por un ansia de dominio absoluto, hace dar muerte al sumo sacerdote Aquimelec, David lo abando­na. Asaltado y derrotado por los filisteos, Saúl se suicida.