Sacrificio de Amor, John Ford

[Love’s Sacrifice]. Tragedia en cinco actos del inglés John Ford (1586-1639), escrita entre 1625 y 1628, y editada en 1633. La acción se desarrolla en la corte de Caraffa, duque de Pavía, entre los amores y las intrigas comunes a todas las cortes de aquel tiempo. La bella esposa del duque, la duquesa Bianca, es amada por un favorito del duque, Fernan­do.

Éste, impulsado por su gran amor, in­tenta varias veces conquistar el corazón de la duquesa, que permanece fiel a su esposo. Pero la pasión de Fernando es poderosa y la duquesa decide ceder, pero sin querer hacer traición al duque. En efecto, ella se presenta en la habitación de Fernando y con sublime sacrificio se ofrece a él para que su amor quede satisfecho. Pero está firmemente decidida a no sobrevivir a su vergonzoso acto y revela a Fernando que antes que venga la mañana se matará. Fer­nando, profundamente conmovido por el noble rasgo de la duquesa, reprime su pa­sión y se propone amarla secretamente. Pero Fiormonda, hermana del duque, está enamorada de Fernando y, viéndose des­preciada por él, llena de furor decide vengarse. Sospecha que Fernando debe tener otro amor para huir de aquel modo de ella, que le ha manifestado ya de muchas maneras sus sentimientos, y en cuanto logra poner en claro la verdad comprende que tendrá en su mano una venganza terrible.

Entonces consigue obtener la ayuda de un secretario del duque y, juntos, preparan una añagaza. El duque consigue sorprender a Fernando con Bianca y, loco de celos, mata a su esposa. Demasiado tarde las palabras de Fernando le revelan el noble sacrificio que le había propuesto Bianca; y al infeliz duque no le queda sino matarse. Fernando sigue a su amada envenenándose sobre su tumba. Crudo, pero sin el énfasis del horror característico de los elisabetianos, este dra­ma de Ford, como antes de él otros de su autor, expresa poderosos caracteres, grandes hasta en la culpa y el extravío que signi­fican casi siempre una lucha y una resis­tencia al destino y a la fidelidad, casi con grandeza de tragedia griega.

E. Allodoli

Ford es austero y a veces duro; tiene in­tensidad y pasión que levantan a un nivel de vigorosa y vivida poesía, pero no pierde tiempo en ornamentos; raramente se desvía para acuñar una metáfora o adornar con un juego de palabras el pulido mármol de su edificio terso. (Gosse)