Rayo de Sol, Boris Hrincenko

[Sonjasnyi promin]. No­vela publicada en 1906. Marco Kravcenko, el protagonista, propugnador con­vencido del renacimiento ucraniano y fer­voroso admirador del poeta Sevcenko, cu­yos versos han dejado profunda huella en su espíritu, entra como maestro en la rica familia de los Horodinskyj, renegados ucra­nianos, embebidos de cultura rusa.

Sus pa­labras, inspiradas en el renacimiento cultu­ral del pueblo ucraniano, despiertan en el corazón de la joven y bella Catalina, hija de los Horodinskyj, el amor hacia su tierra, hasta el punto de que la muchacha aban­dona la casa paterna y se va como maestra a un pueblo ucraniano, donde vive en di­recto contacto con los habitantes, entre los cuales y con el beneficio de la instrucción aspira a infundir el sentimiento nacional. La vida dura y llena de privaciones minan la salud de Catalina, que cae enferma. Cuando Kravcenko, quien entre tanto ha sido destituido de su cargo de profesor en el gimnasio, por sus ideas nacionalistas, sabe que Catalina se halla enferma, corre a su lado; con el dolor los dos jóvenes sien­ten más vivo el amor que hacía tiempo ha­bía nacido en sus corazones, y se casan.

Pero su felicidad dura poco; Catalina, irreparablemente minada por el sufrimiento, termina pronto sus días en Crimea; con ella desaparece el único rayo de sol que ilumi­naba la vida de Kravcenko, al que sólo le queda su fe, como fuente de fuerza y de vida. La novela refleja fielmente el clima de la «inteligencia» ucraniana entre les siglos XIX y XX, cuando el evangelio hu­manitario de Tolstoi intentaba fundirse con una cultura occidental mal asimilada. Muy leída cuando fue publicada, esta obra se nos muestra hoy como impregnada por aquel ro­manticismo amanerado que malogra tam­bién otras obras de Hrincenko.

E. Onatskyi