Poesías, José Jacinto Milanés

El escritor cubano José Jacinto Milanés (1814-1863) diose a conocer en 1837 como poeta lírico con su poema «La Madrugada». En 1846, apareció eh La Habana la primera edición de sus poesías, y después de muerto el autor, la de Nueva York, dirigida por su hermano Federico, en 1865.

Su poesía se distingue por su visión idílica de la naturaleza, por su suave lirismo melancólico, por la melo­día leve del verso, que no es nunca faci­lidad excesiva, y también por cierta ten­dencia al prosaísmo que se nota en composiciones y pasajes de ambiente doméstico. «La fuga de la tórtola», canto simbólico a la libertad, velado por apariencias de erotis­mo delicado, algo mórbido, se distingue ade­más por la musicalidad del verso y la nota local de la expresión. En «Su alma», «El beso», «El nido vacío», hay típicas muestras de su íntimo erotismo, penetrado de tris­teza, trasunto de un amor imposible que constituyó el velado enigma de su vida, concausa de su enfermedad mental. No fue ajeno a la poesía patriótica; y siguiendo indicaciones del crítico Del Monte, cultivó sin buena fortuna la poesía moral, para la que no poseía aptitudes.

R. Lazo