Poesías de Urbina

La obra poética pu­blicada por el escritor mexicano Luis G. Urbina (1867-1934) está contenida en las obras siguientes: Versos (1890), Ingenuas (1902), Puestas de sol (1910), Lámparas en agonía (1914), El glosario de la vida vul­gar (1916), El corazón juglar (1920), Los últimos pájaros (1924) y El cancionero de la noche serena (1941). Por la tristeza de su canto, Urbina parece cerrar el Romanti­cismo mexicano; depura sus elementos poéticos y sólo admite la ternura y la sincera confesión del dolor. Mas por la serenidad y elegancia, por la sugestividad de su len­gua je musical, entronca con el Modernismo. Por encima de influencias y contaminacio­nes destaca la unidad interior de su obra. Entre sus composiciones más conocidas re­cordemos «El poema del lago», «La balada de la vuelta del juglar», «En la orilla», «Ma­tinal», «Metamorfosis», etc.

Si Gutiérrez Nájera, según la expresión de Justo Sierra, es la flor de otoño del ro­manticismo mexicano, Urbina prolonga ese florido otoño hasta el primer tercio de nues­tro siglo. En el coro de los grandes poetas mejicanos muchos le daban, con generosa condescendencia, el último lugar: era el menos «moderno» de todos. Pero en la esti­ma de la crítica, Urbina asciende sin cesar al puesto que le corresponde. (Castro Leal)