Poesías, Carolina Coronado

Carolina Coronado (1823-1911), cuyas poesías fueron publi­cadas en 1843 con prefacio de Hartzenbusch, fue la auténtica musa del romanticismo español.

Sentimental y apasionada, cantó la naturaleza especialmente en las composi­ciones «La palma», que fue alabada por Espronceda, y «La rosa blanca», de la pri­mera época transcurrida en un retiro cam­pestre; pero cantó sobre todo el amor en sus aspectos terrenos y místicos, aunque no siempre según cánones estilísticamente perfectos. Es notable el grupo de poesías intituladas «A Alberto», que constituyen un documento de sensibilidad amorosa femeni­na, y «A un poeta del porvenir», en que la­menta la muerte de la musa sofocada por la civilización mecánica. Su composición mejor es «El amor de los amores», que recuerda de lejos el Cantar de los cantares (v.) y en que el amor humano, en sus más nobles aspiraciones a la belleza, al bien y a la verdad, sigue las huellas de los grandes místicos españoles hacia el amor divino.

A. R. Ferrarin