Persuasión, Jane Austen

[Persuasión]. Novela de la escritora inglesa Jane Austen (1775-1817), publicada póstuma en 1818. Sir Walter Elliot, hombre pagado de sí y orgulloso de sus antepasados, tiene tres hijas: Isabel, Ana y María, casada con Carlos Musgrove. Muy pronto viudo, sir Walter confió Ana a unos amigos para que se cuidasen de su educa­ción. Enamorada de un joven oficial de marina, Federic Wentworth, Ana estuvo du­rante algún tiempo prometida con él, pero aconsejada luego por una infiel amiga, lady Russell, rompe sus relaciones con el jo­ven a causa de su poca fortuna. Sin embargo, inteligente y sensible como es, se conserva siempre fiel al recuerdo de su prometido.

Éste, que se ha hecho rico, vuelve a Ingla­terra para establecerse y constituir una familia. Al principio corteja a una de las hermanas de Carlos Musgrove, pero bien pronto se reaviva en él la antigua pasión por Ana. Isabel trata en tanto de conquistar a su primo, William Elliot, que a la muerte de sir Walter debe heredar el título y los bienes de su tío; pero éste corteja asidua­mente a Ana, y Wentworth, llegado a Bath, donde vive sir Walter con su familia, encuentra a la muchacha asediada por este nuevo cortejador. Pronto se descubre que William Elliot lleva malas intenciones, y Ana, que por otra parte no había pensado nunca en preferirle a su primer amor, se casa con Wentworth. Persuasión es la últi­ma novela escrita por Jane Austen; co­menzada en 1815, fue terminada en 1816 y publicada póstumamente junto con La Aba­día de Northanger (v.).

Mejor que en las otras novelas, se revela en ésta la caracte­rística principal del arte de Jane Austen: la facultad de poner de relieve las escenas de la vida común con toda la evidencia de la verdad. Los caracteres están dibujados con menos precisión que en otras obras, pero en cambio el interés se concentra en el estudio de las relaciones entre los personajes y en las reacciones de los diversos caracteres que entran en contacto. [Trad. española de M. Ortega y Gasset (Madrid, 1919)].

S. Rosati

Hay una belleza particular y una monoto­nía también particular en Persuasión. (V. Woolf)