Peregrinaciones del Artista por la Tierra, Wolfgang Goethe

[Künstlers Erdewallen]. Jugue­te en dos brevísimos actos, en versos ri­mados, de Wolfgang Goethe (1749-1832). Fue compuesto durante su viaje por el Rin, el 17 de julio de 1774, en Ems, y publicado aquel mismo otoño. Los dos actos figuran la dolorosa lucha que el artista se ve obli­gado a sostener cada día, al abandonar el mundo de sus fantasías, para someterse al trabajo y a las exigencias de la vida coti­diana, aun allí donde no lo llama la belleza, sino la fealdad.

El tema de esta lucha tor­turante, desarrollado en escenas briosas y vivos cuadros, será más tarde reanudado, sin la sonrisa de Goethe, en tono «patético» por el «muchacho» Wackenroder, y resonará por todo el romanticismo. A esta obra sigue otra breve escena, La divinización del ar­tista, compuesta al día siguiente, 18 de ju­lio de 1774, publicada póstumamente con las cartas de Goethe a Sofía La Roche y a Bettina Brentano, y que Goethe revisó y rehízo después de su regreso de Italia, como punto de partida para el Apoteosis del artista (v.).

En este diálogo, el artista no­vicio siente la insuficiencia de sus fuerzas y se desalienta frente a las obras maestras antiguas, pero un prudente maestro le re­cuerda que ninguno de aquellos grandes halló en su tiempo más que duro trabajo, desengaño e incomprensión. Goethe volverá a tratar este tema, con mayor madurez de pensamiento, después de su viaje a Italia, en el mencionado Apoteosis del artista.

G. F. Ajroldi