Oliver Twist, Ch. Dickens

Una vagabunda muere al dar a luz a un niño, Oliver Twist, que permanece hasta los nueve años en un hospicio de mendicidad. El hambre y los continuos azotes lo empu­jan a huir: llega a Londres y conoce casualmente a un jo­ven que se aprovecha de su ingenuidad para introducirlo en una banda de rateros que está dirigida por el judío Fagin.

Un día, los rateros roban a un viejo caballero, mister Bronlow: Oliver huye, horrorizado, pero es confun­dido con el verdadero ladrón y arrestado. Sin embargo, Bronlow lo disculpa y lo aloja en su propia casa. Pero, por orden de Fagin, Sikes, un descerrajador, y Nancy, su amante, vuelven a llevarse al chico. Oliver participa en una operación de latrocinio, pero el golpe se frustra y el niño resulta herido. Lo salvan la señora Maylie y su sobrina adoptiva Rose: en su casa el muchacho recobra ls salud y la confianza.

Fagin, mientras tanto, anda in­cansablemente tras la pista de Oliver, ayudado por un si­niestro personaje, Monks, que parece sentir hacia el mu­chacho un odio especial. Nancy, que se ha mostrado siempre buena con Oliver, advierte a Rose Maylie del complot que se está tramando en contra del niño: su trai­ción es descubierta y Sikes la mata. El asesino, sin em­bargo, que se ha visto obligado a esconderse, es locali­zado y, mientras trata de huir, encuentra accidentalmen­te la muerte.

El señor Bronlow manda arrestar a Fagin y a su banda y se descubre que Monks es un hermanastro de Oliver, el cual a su vez es hijo ilegítimo de la hermana de Rose Maylie. Rose es, por tanto, la tía de Oliver. El padre de éste ha dejado su dinero a sus dos hijos, el le­gítimo y el ilegítimo: ésta es la razón por la que Monks habría querido quitar de en medio a su hermano. Oliver es adoptado por Bronlow, quien lo educa con el afecto de un padre.