Oblómov, I.A. Goncharov

Oblómov es un hombre de cualidades de corazón y de inteligencia poco corrientes que vive en la indolencia más absoluta. Su amigo Stolz denomina a su vivir de rentas, de dormi­tar y contemplar: «oblomovismo». Para Stolz el trabajo es vida y energía: en cambio para Oblómov, una carga. Servido por el rudo y fiel Zajar, Oblómov vegeta y sue­ña toda clase de sueños y en ellos domina siempre Oblomovka, la propiedad de sus abuelos que por desidia está dejando irse a la ruina.

Ama a la joven Olga, se promete con ella, pero la deja, aterrado, cuando ésta le exige un cambio radical de vida, una participación más activa en la gestión de su patrimonio. Olga se casará luego con Stolz y Oblómov con la dueña de su casa, Agafia Matvéievna, sencilla y ordinaria, pero buena ama de llaves. Stolz, con su administración de Oblomovka, ha hecho que ésta florezca de nuevo, y ha salvado a Oblómov de una estafa que le hubiera costado la ruina; sin embargo, es ya demasiado tarde para sacarlo del letargo en el que ha caído. Poco después Oblómov muere dejando un hijo del que se ocupará Stolz, y un recuerdo tan imborrable como turbador de su bondad de ánimo.