Minna de Barnhelm O La Felicidad del Soldado, Gotthold Ephraim Lessing

[Minna von Barnhelm oder das Soldatenglück]. Es, después de Sara Simpson (v.), el segundo trabajo dra­mático importante de Gotthold Ephraim Lessing (1729-1781). Escrita en prosa y en cinco actos durante la estancia del poeta en Breslavia como secretario del general Tauentzien, en 1763, impresa en Berlín en 1767, Minna es la primera comedia nacional alemana y ha seguido siendo a través de dos siglos una de las más vitales. La obra tiene por fondo la guerra de los Siete Años (1756-1763) y como argumento un episodio sentimental y caballeresco.

El comandante prusiano Von Tellheim, enviado con su batallón de voluntarios a una localidad de Sajonia, aliada de Austria y por lo tanto adversaria de Prusia, ha tenido que imponer contribuciones de guerra que aquella po­bre gente no puede en absoluto pagar. Con­movido por tanta miseria, Von Tellheim ha anticipado dinero suyo y se ha hecho dar por los estados sajones, ayudados por él, una letra de cambio que confirma su gesto generoso. Con esta acción se ha ganado la estima y el amor de la señorita Minna de Barnhelm, una noble sajona de riquísima familia. La guerra ha dividido a los novios, y sólo más tarde, cuando viene la paz vol­vemos a encontrar a Von Tellheim en Ber­lín junto con su fiel asistente Justo. Licen­ciado del ejército y mutilado de un brazo, el comandante vive en estrechas condicio­nes económicas; además, se siente ofen­dido y humillado en su honor militar, por­que en el Ministerio de la Guerra han sos­pechado de él que se había dejado corrom­per — a causa de aquella letra de cambio —por los estados sajones. En medio de sus apuros financieros, el comandante se ve obligado a empeñar al dueño del «Rey de España», el hotel en que reside, el anillo de prometido que le había regalado Mirina.

Ésta, que desde hace mucho tiempo carece de noticias de su novio, llega, buscándolo, junto con su doncella Francisca, a Berlín, y se aloja en el «Rey de España». Aquí se entera de la presencia de Von Tellheim y también conoce, por el hostelero, la difícil vida de su prometido. Rescata del huésped el anillo que le había entregado el oficial, el cual, en el curso de un dramático colo­quio, le hace saber que ya no es digno de ella: él, el mutilado, con su honor ofen­dido, ya no puede casarse con la noble y rica Minna von Barnhelm. Entonces ella finge que ha sido repudiada y desheredada por los suyos y, en medio de su desven­tura, le devuelve a Von Tellheim el anillo que había rescatado del hostelero. El ofi­cial cree las palabras de Minna acerca de su pobreza, y declara que está dispuesto a casarse con ella; pero la llegada del conde Von Bruchsal, tío de Minna, le abre los ojos. El conflicto entre los dos prometidos desemboca en la solución prevista: la re­conciliación y el matrimonio.

La comedia, en la cual Lessing se mantiene fiel a la unidad de tiempo y de lugar, ya que los cinco actos se desarrollan de la mañana a la tarde del 22 de agosto de 1763 en dos habitaciones del «Rey de España», sólo con dificultad conquistó los teatros alemanes  (fue estrenada en Hamburgo el 30 de sep­tiembre de 1769); pero aún hoy forma par­te del repertorio de todos los teatros ale­manes. Fue traducida pronto a varios idio­mas: al francés con el título Les amants généreux, al inglés bajo el título The disbanded officer or the baroness of Bruchsal, y al italiano con los títulos L’uffiziale riformato y La donna riconoscente. El tema principal se basa en el conflicto entre el honor y el amor: el hombre honrado, ca­balleroso, jamás debe buscar su fortuna material en el ciego amor de una mujer.

Y este motivo, que pronto será tratado nue­vamente por el teatro burgués prerromán­tico, consistente en mezclar un problema de tipo económico con un drama sentimen­tal, parece como si abriera las puertas a lo que será, en la primera mitad del si­glo XIX, el teatro social. La acción, que transcurre ceñida en la misma unidad de tiempo y espacio, el carácter de la prota­gonista, a la vez apasionado y sutil, la vi­vacidad de los caracteres de fondo, la lige­reza del estilo y la limpidez del diálogo, atenúan en Minna la retórica natural del sentimiento propio del drama de esa época y la convierten en una de las más genuinas obras de la escena prerromántica en Ale­mania.

O. Lennovari