María, Jorge Isaacs

Novela del escritor colombiano Jorge Isaacs (1837-1895), publicada en 1867. Su autor, hijo de un judío converso, tomó parte activa en la vida política del país, figurando en las filas del partido liberal. La anécdota de la obra, narrada en primera persona por el protagonista, es mínima.

Efraín, terminados sus estudios, regresa a la hacienda paterna, en el valle del Cauca; allí encuentra de nuevo a su prima María, joven de quince años, adoptada por la fa­milia. El amor, primero levemente insinua­do, se convierte después en una pasión ava­salladora, mientras sombríos presentimien­tos — la enfermedad de María, la misteriosa ave… — anuncian el triste final. El padre del muchacho decide enviar a éste a In­glaterra, para que curse estudios de medi­cina; al año una carta le anuncia la grave enfermedad de María. Efraín regresa a su casa, pero ya es tarde: los últimos momen­tos vividos por la amada los conocerá a través de la narración de su hermana Emma.

Casi la totalidad de la obra se re­fiere a la estancia de Efraín en la hacienda, desde su vuelta del colegio de Bogotá has­ta su marcha a Inglaterra. En un admirable «tempo lento» el autor nos presenta, en esta parte central, el mundo idílico de las relaciones entre los dos enamorados, hecho de silencios, equívocos, medias voces, se­cretos, palabras no pronunciadas, adivina­ciones, juegos de manos, miradas… y a su alrededor el escenario real, de la tierra del Cauca. Motivan este doble aspecto, de idilio y realidad, las dos corrientes literarias que confluyen en la novela: la romántica y la realista. La primera proviene del pasado; es la corriente de la novela sentimental, que en la obra tiene su muestra más im­portante en el exotismo del cuento de es­clavos de Nay y Sinar, desarrollado en un marco africano; la segunda, cara al futuro, anuncia algunas características de parte de la novela hispanoamericana, y dentro de ella tiene lugar el máximo acierto de Jor­ge Isaacs: el descubrimiento del paisaje americano. Problema muy discutido por la crítica ha sido el del valor autobiográfico de la narración; en algunos momentos es indudable que Isaacs nos está dando su experiencia directa y familiar. La obra ob­tuvo un gran éxito y fue traducida a va­rias lenguas.

S. Beser