Los Placeres y los Días, Marcel Proust

[Les plaisirs et les jours]. Primera obra de Marcel Proust (1871-1922), publicada en 1896, con prólogo de Anatole France e ilustraciones de Madeleine Lemaire. Son ensayos juveni­les, esbozos, preciosos para nosotros porque encontramos en ellos, algunos lustros antes de su aparición, el germen de la gran obra En busca del tiempo perdido (v.).

Tales, por ejemplo, los temas de los celos y de su desaparición, en «Fin de los celos» [«Fin de la jalousie»]; la sátira benévola e inte­resada de los «Snobs», y la delicada pasión por el gran mundo; cierta complacencia morbosa y los recuerdos de una infancia tierna y apasionada, algo enfermiza. A ve­ces nos encontramos casi con los cuadros y fondos mundanos de la Busca. El autor hace gala de rigidez moral en los retratos, rigidez que más tarde se atenuará; los en­vuelve una atmósfera musical y pictórica, completamente simbólica, que junto con el momento — primera mitad del último dece­nio del siglo XIX — recuerda la formación del escritor, que tan evidente es en su obra maestra.

V. Lugli