Los Periodistas, Gustav Freytag

[Die Joumalisten]. Comedia en cuatro actos, de Gustav Freytag (1816-1895), estrenada en 1854; puede considerarse uno de los mayores éxitos tea­trales del siglo pasado en alemania. Freytag, en sus dramas y comedias anteriores, había estudiado práctica y teóricamente el problema del teatro. Aspiraba a una rápida concatenación de las escenas y estaba con­vencido de que el teatro alemán necesitaba una mayor colaboración entre el autor, los actores y el público. A esta comedia en particular aportó su conocimiento directo del ambiente, debido a sus años de vida política y periodística en Leipzig.

La ac­ción se desarrolla en una pequeña ciudad de provincia, durante el período de las elec­ciones. Un oficial retirado se deja convencer por políticos intrigantes para presentarse como candidato y se convierte así en adver­sario del profesor Olendorf, candidato del otro partido y casi prometido de su hija. Pero la lucha verdadera reside entre un grupo de periodistas de la «Unión», de los cuales Olendorf es el exponente, y los del «Coriolano», que presentan como candidato al oficial. La comedia tiene, naturalmente, un final feliz, porque gracias a la interven­ción de una rica heredera todo se resuelve con la paz general, a pesar de que el futuro yerno haya derrotado al suegro.

La acción rápida y vivaz mantiene en todo momento despierta la atención del espectador con mil artificios y hallazgos; la pintura de algunos caracteres es verdaderamente acertada, como la de Bolz, tipo de periodista a la manera como entonces se entendía dicha profesión: un alegre compadre lleno de agudeza y de recursos, que si bien sabe llevar la lucha con hallazgos atrevidos y divertidos (como cuando sopla en las mismas narices de sus adversarios los votos destinados a su can­didato y los hace dar al suyo), no olvida jamás lo que se debe al enemigo e, incluso en el triunfo, sabe ser considerado. El ma­trimonio de Bolz con la rica heredera y el de la hija del oficial con Olendorf son rea­lizaciones de una teoría cara a Freytag, que sostenía la necesidad de matrimonios entre las distintas clases sociales.

F. Federici