Los Búlgaros Antiguos y Actuales, en sus Relaciones Políticas, Étnicas, Históricas y Religiosas con los Rusos

[Drevnie i nynesnie Bolgare v politiceskom, narodopisnom, istoriceskom i religioznom ih otnosenii k Rossijanam]. Obra rusa que ha llegado a ser famosa en la historia de la cultura búlgara, de Jurij Ivánovic Venelin (Georgi Huca, 1802-1839) mediocre escritor ruso-ucraniano, exaltador de los búlgaros, y que por esta razón alcanzó gran fama entre éstos. Sus obras, y ésta en particular, a la que debe sobre todo su popularidad en Bulgaria, se apoyan sobre base histórica y científica muy discutible; abundan en erro­res, inexactitudes, conceptos preconcebidos, conclusiones arbitrarias con las que el autor trata de demostrar, más con «pathos» de poeta que con métodos de hombre de estu­dio, que los búlgaros no son de origen tár­taro, sino que constituyen una parte inte­grante del pueblo ruso, exaltando en ellos el mérito de haber llevado a los demás es­lavos el cristianismo, el alfabeto y la len­gua litúrgica. Afirma también que los búl­garos, de pura raza eslava, como los rusos, checos, polacos, y los croatas, provienen del Volga. De aquí su nombre de búlgaros, o «volgo-rusos», nombre que designaría, se­gún Venelin, una de las tres grandes fami­lias en que se dividiría el pueblo ruso: volgo-rusos, grandes-rusos y pequeños-rusos. A pesar de todos sus defectos y de la super­ficialidad, la obra de Venelin tuvo gran importancia para los búlgaros, contribuyen­do eficazmente, como lo hiciera medio si­glo antes la Historia eslavo-búlgara (v.) de Paisij, al despertar de la conciencia nacio­nal y al movimiento espiritual de su resur­gimiento.

E. Damiani