Los Alegres Mendigos Robert Burns

[The Jolly Beggars]. Canción en dialecto escocés, con recitativos, arias y coros, del escritor Robert Burns (1759-1796). Escrita hacia fines de 1785, publicada primero en un opúsculo en 1799 y más tarde en las Poesías atribui­das a Burns [Poems ascribed to R. Burns] en 1801, pronto se reconoció como una de las obras maestras del gran poeta aldeano de Escocia. Incluso Carlyle, el gran crítico Hazlitt y De Quincey sostenían que Los alegres mendigos tenía que considerarse como lo más perfecto de Burns. Un grupo de andrajosos están reunidos armando al­gazara en una taberna una noche otoñal. Un veterano, cojo y manco, se levanta para cantar su historia, que corean los demás. Se levanta luego su amante y narra su vida. Luego que el coro le ha contestado también, continúa un bromista, que em­pezó su carrera de estudiante y ha acabado en volatinero. Tras él una mujer ya madu­ra, pero bastante fuerte todavía, lamenta a su bello Juan el Montañés, ahorcado por ladrón de caminos. Se enamoran al mismo tiempo de la mujer un pequeño violinista de feria, que canta su aria de invitación amorosa, y un robusto calderero que, tras amenazar al pequeño violinista, canta dos estrofas y se lleva a la mujer. Pero se compadece del violinista otra mujer del grupo, casada con un poeta ambulante también presente. Mientras ella va a buscar al violinista detrás del gallinero, el marido se sitúa en el centro de la sala y describe su eterna lucha entre las castas Musas y las mujeres, con total ventaja de las primeras. Los alegres mendigos participan del clima revolucionario que en Francia se convertía en acción: un alegre desafío a toda ley ética expuesta en una comilona de taberna que se convierte en el símbolo de la felicidad. Y todo ello con tal triunfo de colores, de hallazgos, de peleas, que cada imagen se fija indeleble en la memoria.

L. Spaventa Filippi