Las Traquinias, Sófocles

En la ciudad de Traquis, el heraldo Licas anuncia a Deyanira, mujer de Heracles, el retorno del marido de su última campaña guerrera. Entre las pri­sioneras de guerra destaca la bella Yole, la nueva amada de Heracles. Tras conocer la traición de su marido, la des­pechada Deyanira envía a Heracles una túnica impregna­da de la sangre del centauro Neso, que ella cree que po­see virtudes de filtro amoroso, y que contrariamente, es un veneno mortal.

Cuando se entera de que su esposo se ha envenenado, y que, medio loco por los sufrimien­tos, ha matado a Licas, Deyanira se quita la vida a su vez. Próximo a su fin, Heracles ordena a su reluctan­te hijo que lo ponga sobre una pira en el monte Eta, y que tome por esposa a Yole. El coro está formado por las Traquinias, las muchachas de Traquis con las que De­yanira se confiesa.