La Ramera Elisa, Edmond de Goncourt

[La filie Élise]. Novela naturalista publicada en 1877. Describe la vida de una prostituta que, después de dolorosas aventuras, se ve inconscientemente impulsada al delito. El escritor trata este tema de modo «austero y casto», censurando a quienes fraudulentamente tratan en los libros de casos de prostitución clandestina y se refiere, en un prefacio polémico, a su novela precedente, Germinia Lacerteux (v.).

Hija de una comadrona acostumbrada a prácticas ilícitas y a enredos de todas cla­ses, la pequeña Elisa empieza muy pronto a aprender los vicios y bajezas que man­chan la sociedad, y adquiere un sentido de rebelión hacia la vida familiar en su deseo de una existencia nueva. Apenas llegada al umbral de la pubertad se entrega al primer llegado; después se escapa con una prosti­tuta y pone en venta su cuerpo en una casa de placer. La pequeña ciudad en que se encuentra al principio la acostumbra a una vida sencilla y, en algunos momentos, agra­dable; pero se aburre, y, con la lectura de novelas, concibe nuevas esperanzas y nuevas satisfacciones.

Así nace en ella, in­sensiblemente, un afecto devoto por un corredor de comercio que habla de planes revolucionarios y parece un aventurero; acaba siguiéndole y efectuando su misera­ble «trabajo» en varias ciudades de Fran­cia, considerando a dicho hombre como a su verdadero amante. Pero cuando se en­tera que se trata de un agente de baja extracción, le deja con desprecio. Cansada de vivir, se ve reducida a una ínfima casa parisiense. Siente simpatía por un pobre soldado y ve en él la esperanza de renovar su existencia. En un hermoso día de sol, ansiado desde hace tiempo, sale con él, pero en la alegría del paseo sentimental cerca del Bois de Boulogne y por el cemen­terio abandonado, no quiere ceder al ines­perado ardor del soldado y, en un ímpetu frenético, le hiere con una navaja.

Dete­nida bajo la acusación de haberle matado para robarle, no se defiende; condenada a muerte e indultada, es encerrada en un penal. Allí pasan los años: en el mudo do­lor y en el odio profundo hacia la sociedad, revive su tragedia, leyendo a escondidas una carta de amor del soldado, su sueño y su tormento espiritual, hasta que, después de un largo período de condena, los direc­tores advierten, por casualidad, su incipien­te locura; recluida en otra sección del pe­nal, la miserable Elisa pasa a imaginar co­mo única edad de su vida la felicidad de los años juveniles, en un bosque de su pueblo, hasta que la muerte da fin a su drama. La novela, que se inicia con la con­dena de la homicida y termina con su muerte después de un terrible silencio for­zado, está basada en una continua requisi­toria contra el sistema penitenciario de tipo norteamericano, considerado cruel e inhu­mano.

El autor, que a menudo interviene en la obra con disquisiciones polémicas, se abandona también a desahogos satíricos con­tra figuras y autoridades de un modo que desvía el relato de las andanzas de la des­graciada muchacha, víctima del ambiente y de los vicios familiares. [Trad. española de F. Orfila con el título de La joven Elisa (Barcelona, 1874) y de Alejandro López White con el título de La ramera Elisa (Va­lencia, 1902)].

C. Cordié