La Escena Alemana

[Deutsche Schaubühne]. Colección de obras teatrales, con la que se inicia a mediados del si­glo XVIII el renacimiento del teatro ale­mán.

Apareció en seis volúmenes entre 1740 y 1745 y la dirigió Johann Christian Gottsched (1700-1766) para ofrecer a su pueblo — como reza el subtítulo — un ejemplo de composiciones teatrales «según las normas de los antiguos griegos y roma­nos» en oposición a las representaciones de la «commedia dell’arte» que ya entonces ha­bía degenerado en alemania convirtiéndose en un espectáculo para el vulgo, sin dignidad artística. En conjunto, se trata de treinta y siete tragedias y comedias, la mitad traducciones y adaptaciones de Ha­cine, Comeille, Moliere, Voltaire, Holberg, Evremond y Destouches, y la otra mitad composiciones originales. De Gottsched se incluyen en la colección, entre otras, el Ca­tón moribundo (v.) y una nueva versión de la Ifigenia (v.) de Racine; la Gottschedin, Luisa Aldegunda Victoria Culmus, su esposa, está representada con una docena de obras; las traducciones de Holberg son de A. Detharding; entre las obras originales más notables figuran el Hermann (v.) y Dido, de Johann Elias Schlegel.

Natural­mente, si se prescinde de Schlegel, que en Dinamarca había tratado personalmente a Holberg y poseía ya ideales modernos, las normas en que se inspira la colección, más que latinas o griegas, son derivadas de las francesas, de su preceptismo, no me­nos que de la obra concreta de los poetas. Pero, en realidad, en contacto con el «gus­to francés», que, por otra parte, dominaba en toda Europa, el nuevo teatro alemán halló sus primeras y consabidas exigencias artísticas. Y la importancia de la iniciativa fue tanto mayor cuanto que del libro se trasladó al mismo tiempo a la escena, mer­ced al arte de Jóhann y, más todavía, de Carolina Neuber, la actriz más importante de la época.

G. Gabetti