La Educación sentimental, G. Flaubert

En 1840, el joven bachiller Frédéric Moreau sueña con intensas pasiones y grandes éxitos artísticos. En la cubierta de un barco, queda turbado por la fasci­nación que le produce una joven mujer, Mme. Arnoux, y, cuando se establece en París para asistir a la facultad de leyes, trata de verla de nuevo. En el entretiempo fre­cuenta a jóvenes animados por una ambición no inferior a la suya, entre ellos Deslauriers, que aspira al poder po­lítico.

Pero Frédéric, incapaz de cualquier actividad, no consigue imponerse en campo alguno y su vida oscila en­tre las seducciones de los amores fáciles, las tentaciones del gran mundo y el amor que advierte, no obstante las resistencias, en Mme. Arnoux. Pasan los años y todos sus sueños se desvanecen al contacto con la realidad. Una tarde de 1867 se presenta, ahora ya envejecida, Mme. Ar­noux, a la que él había perdido de vista mucho tiempo atrás: emocionados se entregan a la evocación del pasa­do y se confiesan su recíproco amor; pero luego la mujer se marcha, dejándole como recuerdo un mechón de sus cabellos blancos. Dos años después Frédéric y Deslau­riers comparan sus destinos: ambos han fracasado.