La diplomacia en nuestra historia, Manuel Márquez Sterling

Obra publicada en 1909. Durante las guerras sostenidas por los cubanos contra España, organizaron éstos el gobierno de la República en ar­mas y designaron diplomáticos que, en el extranjero, recabaron el auxilio de otras naciones del Continente. La finalidad de la obra es hacer el recuento de estas ges­tiones.

No carece el libro de una explica­ción detallada de los valores del ideal se­paratista, de los hombres que lo animaron en 1868 y de sus antecedentes, haciendo re­saltar tanto la corriente de los «reformis­tas», o sea, de aquellos que procuraban un nuevo trato de España para Cuba, como la de los revolucionarios, que no justifica­ban otro camino que la guerra, para alcan­zar la independencia absoluta, y aun la de los anexionistas, que se inclinaban a for­mar parte de los Estados Unidos.

Con, un gran sentido de penetración sociológica, Márquez Sterling ahonda en el sentido de la Revolución, en los valores morales del caudillo y en la calidad de la multitud. Analiza la organización del servicio diplo­mático en la República en armas, bajo la presidencia de Carlos Manuel de Céspedes, que fue el primer Presidente de los cubanos «libres», sobre el cual hace un extenso en­juiciamiento, dedicándole un capítulo ínte­gro. Estudia la postura de Estados Unidos de América con respecto al empeño de los libertadores cubanos, y prolijamente reco­rre todo el proceso de la diplomacia norte­americana en este sentido, exponiendo la labor ímproba de un distinguido patriota cubano, Morales Lemus, el primer represen­tante diplomático de Cuba ante los Esta­dos Unidos.

Para hacer más comprensiva la dificultad de las gestiones diplomáticas de los cubanos, examina primero el estado político y social de la América de origen español, y comenzando después por el Perú, va haciendo desfilar a los ilustres cubanos que envió la República en armas, a la América del Sur, para la que existió de derecho la nacionalidad cubana, desde 1870. Va haciendo una exposición paralela, entre la guerra que se sostenía en Cuba y las actividades que se desarrollaban por los diplomáticos cubanos en Sudamérica, prin­cipalmente en Perú y Chile, y dando el relieve que merecen, a las figuras de Enri­que Piñeyro, Manuel Márquez, el General Quesada.

J. J. Remos