Españoles en Paris, José Martínez Ruiz (Azorín)

Colección de narraciones del gran escritor español publicado en 1939. Consti­tuye todo él una elegía a la España afli­gida y dolorida por la guerra de 1936 a 1939.

Los españoles refugiados en París viven dolorosamente bajo el dolor de Es­paña: «Este dolor es el dolor de España». Azorín ve a sus personajes identificados con diferentes destinos y mitos del arte y de la historia, muchos de ellos repre­sentados en el Museo del Louvre. A estos personajes se les presenta Edipo, toma forma viva la Venus de Milo; otros viven el destino de Tobías, de Job, de Jacob, de San Cristóbal, de Gaiferos; uno busca ansiosamente la flor de loto; la historia bíblica de Betsabé cobra realidad a tra­vés de un cuento, etc. Ellos viven simple­mente su vida, su vocación, su entusias­mo por algo.

Azorín con su minuciosa observación de la vida y de la realidad — que tan fielmente nos traduce su esti­lo — ha hallado los destinos trágicos y sublimes de la historia en la vida de sus personajes. En la obra abundan las des­cripciones de París, de paisajes, los co­mentarios literarios, los análisis de cua­dros del Louvre, etc. Como en el milagro de la flor del cuento que cierra el volu­men, también la vida — con su dolor y su alegría— es capaz de florecer en la for­ma de un alto destino. No falta en esta obra el tema del tiempo, simbolizado en el reloj silencioso que el autor encuentra en su habitación al llegar a París. Dentro de la obra son frecuentes los pasajes re­lativos a este problema: «El pasado existe. El porvenir existe también. Lo que no existe es el presente. El presente es un hilito tan sutil que cuando queremos fijarnos ya estamos del otro lado, ya estamos en lo porvenir y hemos dejado atrás lo pretérito». Estilo llano y noble en su trascendencia.

A. Comas