El Sonido y la furia, W. Faulkner

Los componentes de una antigua familia del viejo Sur, los Compson, viven en su arruinada hacienda de Mississippi. A su hundimiento se contrapone la fuerza moral de los criados negros, en particular de la anciana Dilsey, cuyo hijo Luster cuida de Benjy Compson, el idiota, que cuenta 33 años.

A través de los recuerdos inconexos de Benjy y del «monólogo interior» de los hermanos Quentin y Jason, se reconstruye la tragedia del padre, alcoho­lizado; de la orgullosa e hipocondríaca madre; del tío Maury, débil mental; de la hermana Caddy, apasionada y rebelde; de Jasón, mezquino y deshonesto; y de Quentin, el intelectual sensible, que se quita la vida obsesio­nado por su amor incestuoso hacia Caddy.

Caddy se mar­cha, dejando a la familia una hija ilegítima, Quentin, que, al crecer, mostrará el mismo temperamento de la madre y huirá a su vez, tras haber robado a su tío Jason. Es a Dilsey a quien corresponderá, en la parte final de la novela, el papel catártico del coro.