El Socio, Jenaro Prieto

Novela del escritor chileno Jenaro Prieto (1889-1946), publicada en 1920. El autor nos relata la historia de Julián Prado y su gran invento: un fantástico y misterioso socio. El protagonista, un corre­dor de fincas que escribe versos, es un per­sonaje grato en particular a la literatura en lengua castellana del primer cuarto de siglo — pensemos en Antonio Azorín (v.) y en el Reinaldo Solar de Rómulo Galle­gos —; dominado por la inteligencia, ca­rece de voluntad y sobre cualquiera de sus acciones gravita siempre amenazador su propio juicio crítico; «irresoluto y neuras­ténico era un perfecto fracasado» dice de él el autor. Julián Prado se ha dado cuen­ta de la existencia en el mundo chileno de los negocios de un mito salvador: el socio. Frente a él es inútil luchar: «¡Impo­sible! Necesito consultar con mi socio» es la contestación con que se cierran todas las puertas. Ante una difícil situación acu­dirá también a este recurso, pero su «so­cio», sin participación de la dormida vo­luntad de Julián, irá tomando vida; pri­mero un nombre, Walter Davis, y una na­cionalidad, la inglesa, después unas afor­tunadas operaciones de Bolsa y la fortuna que bajo su nombre llegará a la casa de su inventor, a quien Mister Davis acabará es­clavizando moralmente al convertirlo en protegido suyo.

Desde este momento Prado será para la sociedad burguesa de Santiago «el que trabaja con Mister Davis». El «so­cio» se transforma en un ser real para todo el mundo menos para su creador; de ahí arrancará la íntima y dolorosa tragedia de Julián al situarse fuera de la realidad y contra ella por no aceptar su propia mentira. Su mujer, su amante, su honor irán cayendo en poder del insaciable due­ño; se verá incluso obligado a mantener un duelo con él. Arrastrado a una situación absurda, en que le es imposible destruir su obra, la única posibilidad de evasión será convertir a Mister Davis en un asesino; la víctima no será otra que el propio Ju­lián Prado. «Desde entonces la policía bus­ca a Davis». Jenaro Prieto, con un estilo . ágil y a la vez lleno de metáforas, ha logrado una novela humorística y psico­lógica, poderosa sátira social — principal­mente en los personajes secundarios — cons­truida alrededor de un problema que bor­dea lo metafísico: la realidad de la inven­ción. Es innegable que el tema ha sido sugerido por La importancia de llamarse Ernesto (v.), de cuyo autor es el lema de la obra, pero la forma de tratarlo y su inten­ción están más cerca de las creaciones de Pirandello y Unamuno (El difunto Matías Pascal, v., Seis personajes en busca de autor, v., y Niebla, v.).

S. Beser