El Financiero, Theodore Dreiser

[The Financier]. No­vela del escritor norteamericano Theodore Dreiser (1871-1945) publicada en 1912. Es la primera de la Trilogía del deseo [Trilogy of Desire], que quedó incompleta, y a la cual pertenece El Titán (v. más abajo).

Narra la primera parte de la larga ca­rrera de Frank Cowperwood en el mundo financiero americano de la segunda mitad del siglo XIX. Hijo de un humilde emplea­do de banca de Filadelfia, revela desde su niñez poca aptitud para el estudio, pero una extraordinaria capacidad para la eco­nomía, y muy pronto, en parte por la as­tucia y en parte por la corrupción, consi­gue crearse un gran caudal. Pero, al mismo tiempo, su desenfrenada sensualidad le granjea enemistades en el terreno político provocando su desastre financiero, el pro­ceso y la condena, con lo que termina su carrera en Filadelfia. Cowperwood es pre­sentado por Dreiser como un Casanova, es­pecialmente en sus relaciones con las mu­jeres. Al igual que Víctor Radnor, el pro­tagonista de Uno de nuestros conquistado­res (v.) de George Meredith, se casa con una mujer mucho más vieja que él; pero, a diferencia de Meredith, que se limitó a trazar solamente el período culminante y la crisis final de su héroe,

Dreiser sigue el sistema de Dickens, narrando cronológica­mente la vida de su héroe en sus más ni­mios detalles, a veces de una manera exasperadamente vulgar, uniforme y fotográfica. Según parece, Dreiser se inspiró para crear su personaje en un hombre de negocios co­nocidísimo en Filadelfia y Chicago, Charles T. Yerkes. Precisamente en esta novela Dreiser enunció su teoría de que el destino del hombre no es una consecuencia estricta de los propios defectos o debilidades, sino que está determinado de una manera com­pletamente independiente de su voluntad, por su estructura orgánica y por fines que le son desconocidos. «Sufrimos a causa de nuestros temperamentos que no hemos fa­bricado nosotros, y de nuestras debilidades y faltas que no forman parte de nuestra voluntad o de nuestra actividad».

B. Cellini

* El Titán [The Titan] se publicó en 1914. Insiste en las aventuras de Frank Cowperwood en Chicago y Nueva York, después de haber cumplido su condena; vida y aventuras que repiten las de Filadelfia y que forman parte de la novela precedente. Se casa con la muchacha que ha había sido su amante y que determinó el revés y vuelve de nuevo a acumular dinero y a se­ducir mujeres. Pero en esta segunda no­vela la figura de Cowperwood se agiganta hasta alcanzar proporciones casi heroicas, como una especie de moderno Lorenzo de Médicis que uniese en sí al revolucionario y al sibarita. Con todo, el protagonista no sufre una verdadera evolución, ni el autor consigue librarse de los defectos ya anota­dos a propósito de la novela precedente, aunque también en ésta logre reunir un cúmulo de minuciosos detalles y describir episodios de vulgar brutalidad, enredos y escenas eróticas. El realismo de Dreiser lle­ga, a pesar de todo, a representar, mejor tal vez que en la novela precedente, lo que hay de épico en la ascensión del individuo que persigue un poder despiadado, adap­tando sus instintos combativos a las con­diciones particulares que la lucha por la existencia ha creado en América.

B. Cellini

El contenido humano de las confesiones de Dreiser es inconmensurable y es esta riqueza, esta autenticidad, lo que ha hecho triunfar la obra a pesar de la mediocre contextura artística, y a menudo indigna, de la misma. (Lewisohn)