El Cantor, Wolfgang Goethe

[Der Sánger]. Balada de Johann Wolfgang Goethe (1749-1832). Com­puesta en 1783, refleja la creciente desazón del poeta, entre los ligámenes de la Corte de Weimar, cada vez más sediénto de li­bertad y de poesía: más tarde la incluyó en los Años de aprendizaje de Wilhelm Meister (v.). Pertenece al segundo período de la vida del poeta, durante el cual (1775- 1794), Goethe se separa del «Sturm und Drang» (y.) y, aun sin renegar del con­cepto que la única ley de la poesía es el genio del poeta, se inclina al armonioso cla­sicismo donde la poesía se produce en una atmósfera de alta serenidad y mesurada compostura. La balada consta de seis estro­fas, cada una de siete versos (rimados ab- ab-cc-d); el ritmo es el tradicional de cua­tro pies yámbicos, con el 2. °, 4. ° y 7. ° ver­sos catalécticos. La escena se desarrolla en un castillo medieval, durante un banquete ofrecido por el rey a las damas y caba­lleros de su corte. A una invitación del rey un paje introduce en la amplia sala a un viejo cantor que se ha detenido a cantar en el puente levadizo. El dulce y armonioso canto conmueve a los presentes y el rey, seguro de hacer algo amable, ofrece al cantor una preciosa cadena de oro. Pero el viejo rechaza el magnífico don y pide, en cambio, sólo una copa de vino puro en un cáliz de oro puro. «El poeta canta como canta el pájaro que tiene su morada en el bosque», el poeta crea solamente para su pura y desinteresada alegría. [Trad. de Rafael Cansinos Assens, en Obras comple­tas, tomo I (Madrid, 1950)].

O. Lennovari