El Alegato de un Loco, August Strindberg

[Le plaidoyer d’un fou]. Documento autobiográfico (1887-1888) del sueco August Strindberg (1849-1912). Alrededor de 1875 Strindberg conoció a la baronesa finlandesa Siri Wrangel, de soltera von Essen, que más tarde, luego de haberse divorciado de su marido, oficial de la Guardia, para debutar como actriz, casó con él en 1877. Tras algunos años felices, la vida conyugal se hizo cada vez más borrascosa; los temperamentos eran muy diversos y Strindberg oscilaba entre el odio y el amor, en medio de furiosos acce­sos de celos y manía persecutoria, causados por la esquizofrenia de tipo paranoico que sufría. Durante un período particularmente activo de la enfermedad, cuando temía ser internado en un manicomio, escribió en francés esta defensa, no destinada al prin­cipio a ser publicada y que vio la luz en 1893, dos años más tarde de su divorcio con Siri, en una traducción italiana. En las dos primeras partes Strindberg narra cómo conoció a Siri y las vicisitudes de su amis­tad y su amor; la tercera parte es el des­ahogo de un enfermo, obsesionado por el odio y por la manía persecutoria (interpre­ta el Pato Silvestre (v.), de Ibsen, como un drama de clave: el fotógrafo Hjalmar Ekdal y su mujer Gina serían la propia pareja Strindberg), que se afana en acumular un aplastante material de acusación contra su mujer, a la que acusa de toda perversidad. Como desahogo de un enfermo el libro es comprensible; menos perdonable es, en cambio, que pasados algunos años el autor haya divulgado con la imprenta un docu­mento tan lamentable de su desvarío que se ceba calumniando y maldiciendo a una pobre mujer que había sido durante muchos años esposa afectuosa y madre de sus hijos. Esta absoluta carencia de dignidad, de re­serva y de delicadeza consigo y con otros, convierte el libro en un documento tris­tísimo.

V. Santoli