Dusenka, Ippolit Fedorovic Bogdanovic

Poema ruso publicado en 1775. Deriva de los Amores de Psiquis y Cupido (v.) de La Fontaine y no directa­mente del Asno de Oro (v. Metamorfosis) de Apuleyo, en el que se inspiró el poeta francés. El oráculo ha predicho al rey, padre de Dusenka, que su hija se casará con un monstruo; de acuerdo con la volun­tad de los dioses ha de ser abandonada en una montaña. La joven se casa con el mons­truo y vive en un magnífico palacio, rodeada de riquezas., sin ver nunca a su marido que sólo se le aproxima durante la noche.

No ha de preguntarle nunca quién es, porque perdería todo bienestar y riqueza; pero la curiosidad la vence. Para contentar a su es­posa el monstruo enciende una noche el candelabro y ella advierte maravillada que su marido es el Amor. Satisfecha en su cu­riosidad, queda sin embargo privada de todo, y vaga desesperada por el desierto, en busca de la muerte. Pero el Amor la salva hasta que, arrepentida, Dusenka vuel­ve a encontrar a su marido y sus riquezas. La moraleja del poema ruso es la misma del original griego, pero su importancia en la literatura rusa quedó determinada por la entonación y por el estilo abierto y vivo de Bogdanovic.

Después de los graves y pesa­dos poemas de la época precedente, entraba así por primera vez en la poesía rusa, un poema tratado con mano ligera y con agu­do sentido de la representación cómica, anunciando cierta tendencia realista en con­traste con la pseudoclásica a la que la poe­sía rusa había quedado académicamente li­gada. Y se comprende que Dusenka suscita­se la más viva admiración de escritores y críticos rusos del ochocientos (entre los cua­les Pushkin y Bielinski que veían en el breve poema de Bogdanovic una primera afirmación de la literatura y de la poesía típicamente rusas.)

E. Lo Gatto