Doña Inés. José Martinez Ruiz (Azorín)

Obra del gran escritor es­pañol escrita y publicada en 1925 y subtitulada «Historia de amor». En ella se insiste sobre el motivo del tiem­po, la preocupación habitual de nuestro autor. Azorín describe, como acostumbra siempre, minuciosamente, lentamente, con un ritmo de observación casi visual. De esta enumeración de los detalles, de la descrip­ción de lo que a simple vista parece secun­dario, va surgiendo el ambiente; consigue el autor comunicarnos una auténtica sensa­ción de tiempo y de espacio y transportarnos y mantenernos dentro del clima en que debe desarrollarse la acción.

Pero ésta, como en el caso de la novela que nos ocu­pa, es a menudo muy leve y queda de tal modo absorbida dentro de la situación y del ambiente que se convierte en casi innece­saria. Así las descripciones, en esta «his­toria de amor», de Madrid y de Segovia a mediados del pasado siglo, ciudad, esta últi­ma, adonde marcha la protagonista, doña Inés de Silva. Allí encuentra ella al poeta. El beso que se dan doña Inés y el poeta resuena por toda la ciudad; se repite en ellos la historia de doña Beatriz — que un día le contaba su tío a doña Inés — la eterna historia de amor que vence al tiem­po porque es siempre la misma.

El episodio, por lo tanto, cobra así un carácter de in- temporalidad, y doña Inés y el poeta pasan a ser un símbolo. Ella, ya vieja, adivina que la misma «historia de amor» revivirá en los ahora niños del colegio, de la misma ma­nera que en la ficción de «Las nubes» (cfr. Castilla) Calixto y Melibea ven como se re­pite el episodio del jardín y del halcón en su hija Alisa. Allí Azorín nos había adver­tido ya que «Vivir es ver volver. Es ver vol­ver todo en un retorno perdurable, eterno». La tragedia del tiempo que late en las obras de Azorín y la particular manera cómo el autor sabe plantearla y resolverla, les da un carácter de perenne actualidad.

A. Comas