Doktor Faustus, Th. Mann

Adrián Leverkühn, nuevo Fausto que reúne en sí las dotes de tres artistas tales como Berlioz, Nietzsche y Schónberg, mú­sico y teólogo, ha hecho un pacto con el demonio para afinar excepcionalmente su sensibilidad. Pero después de haber compuesto un fragmento de música dodecafónica, que rompe con las tradicionales leyes musicales y se an­ticipa a los tiempos (la composición se titula Lamentatio doctoris Fausti e intenta contraponerse en un sentido ne­gativo a la novena sinfonía de Beethoven), en el momen­to de darlo a conocer a los amigos enloquece.

A través de estas vicisitudes personales aparece narrada la odi­sea de un pueblo que, al aliarse con el espíritu del mal por un ansia desenfrenada de poder, propició su propia catástrofe.