Diálogo entre el amo y el criado.

Los eruditos en asuntos babilónicos y asirios dan este nombre a una composición, empapada de pesimismo, de la literatura de la antigua Mesopotamia, en la que en for­ma de un diálogo entre un amo y un cria­do se demuestra que varias cosas tienen sus lados buenos y malos, y que según los ca­sos deben o no hacerse; en resumen, todo es bueno o malo, según el punto de vista con que se mire.

Todos los artículos de este escrito se componen de dos partes: en la primera, el amo expresa su voluntad de realizar algún acto, al que el criado con­siente con calor, demostrando las ventajas que de él se pueden obtener; en la segunda, el dueño afirma no querer realizarlo y el criado asiente de nuevo, haciendo ver esta vez el daño que de su realización puede re­sultar. Al final, el desconocido autor afirma que todo cuanto el hombre hace es en vano, ya que todos debemos morir. No sabemos a ciencia cierta la época en que fue redactado este texto. Ha sido editado por Ebeling en Quellen, zur Kenntnis der babylonischen Re­ligión, II (Leipzig, 1919).

G. Furlani