¡Curiosa!, Joséphin Péladan

[Curíensel]. Esta novela del francés Joséphin Péladan (1859-1918), pu­blicada en 1885, forma parte del ciclo «La decadencia latina» [«La Décadence latine»]: «etopeya», o sea poema de costumbres, con la cual el autor pretende combatir la irre­ligiosidad y el materialismo de su tiempo contaminados por el «vicio supremo», la corrupción del pensamiento. Tiene por pro­tagonista a una princesa imaginaria, Paula, virgen y casta, iniciada en las peores ba­jezas por un misterioso personaje,. Nebo, que la acompaña a los lugares más bajos y corrompidos de la capital francesa. Asisti­mos así a las más novelescas aventuras en los cafés y cabarets parisinos, en el «Barrio latino», en tabernas de bajos fondos, en lugares donde se practica la trata de blan­cas, en otros distinguidos con el epíteto alu­sivo de «Erotic Office».

El autor no olvida nada para suscitar en la incauta virgen un saludable horror al pecado, y la extraña iniciación se concluye con una escena de depravados amores seniles, grotesca y re­pugnante. La obra termina con un epílogo donde el autor, después de algunas consi­deraciones a propósito de sus héroes, se pone a hablar de sí mismo, dejándose llevar confusamente con su estilo vacío y simbó­lico, a proferir las más candentes invecti­vas contra el servicio militar, la libertad, la igualdad, la falta de probidad política, sin ninguna conexión directa con la novela. La obra es típica de «fin de siglo», del cual acaba por dar, como por lo demás todo el ciclo, una representación fácil y grosera, en el plano de una literatura de apéndice, a pesar de sus intentos de «gran sacerdote de la pureza» a que Péladan solemnemente aspiraba.

D. Zerboni