Cuidado con el Rin, Karl Simrock

[Warnung vor dem Rhein]. Poesía de Karl Simrock (1802- 1876). Este ilustre germanista, conocido por sus ediciones y transcripciones de antiguos poemas germánicos, supo, en poesías ligeras y graciosas, las Pequeñas estrofas [Standchen], cantar las alegrías y las bellezas de la vida a lo largo del Rin. Entre ellas, es muy conocida la siguiente: «Al Rin, al Rin, no vayas nunca» [«An den Rhein, an den Rhein, zieh’ nicht an den Rhein»] del 1839. Demasiado agradable es allí la vida, de­masiado atrevidas son las muchachas y los hombres demasiado libres; en cuanto llegas allí te conquistan. Demasiado hermoso el país, que se engalana con los recuerdos de una antigua civilización. Del agua surgen las ninfas y Lorelei (v.) y entonces tú si­gues cantando «Al Rin, al Rin», y ya no regresas a tu casa. Pequeño cuadro que nos recuerda la vida alegre de las ciudades uni­versitarias de la Renania en aquellos años, de la que quedó una nostálgica memoria en la opereta ¡Heidelberg mío! que Colantuoni y Pacchierotti sacaron del homónimo dra­ma de Meyer Forster.

F. Federici