Cinco horas con Mario, Miguel Delibes

Escrita en forma de un largo monólogo inte­rior. La protagonista narradora es una mujer, Menchu, quien inicia su disertación mientras está velando el cadá­ver de su marido, Mario. A lo largo de esas cinco horas que dura el velatorio y en que Menchu no se aparta del ataúd de su esposo, va reviviendo e hilvanando los re­cuerdos y los pensamientos más heterogéneos de su vida en común: sus apetencias de vida confortable, los repro­ches a los ideales de austeridad de su marido, su incom­prensión por las inquietudes literarias o sociales de aquél, etc., pero siempre revelando una mentalidad del todo tra­dicional o conservadora, que en algunos momentos llega a parecer reaccionaria.

Hacia el final de la novela, el mo­nólogo deriva hacia el tema de la guerra civil, cuya su­peración por parte de los jóvenes contrasta con la pos­tura de la protagonista, defensora de las denominadas ideas «nacionales» y, por lo tanto, contraria a los ideales que defendía Mario, al que en más de una ocasión cali­fica de «rojo». A través de esta novela, Delibes expresa el conflicto político de la España de los años sesenta; Car­men es Carmen, la mujer española común y cierta Espa­ña insatisfecha de su pasado y su presente, mientras que Mario es el intelectual español esforzado y una España que trabaja mirando al futuro.