Catalina Ivanovna, Leónidas Andreiev

[Jekaterina Ivanovna]. Drama en cuatro actos del escritor ruso Leónidas Andreiev [Leonid Nikolajevic Andreev, 1871-1919], publicado en 1912. Por celos, el diputado Stibelev dispara contra su mujer, Jekaterina Ivanovna, joven y hermo­sa; y la loca tentativa destroza el equilibrio moral de la mujer. Al cabo de algunos años Stibelev se reconcilia con su mujer, pero Jekaterina Ivanovna es ya otra: muerta en ella toda pureza, ha descendido de escalón en escalón a un fuego de libertinaje que la agita, y destruye definitivamente la armonía familiar. En el último acto del drama, en el estudio del pintor Koromyslov, Jekaterina Ivanovna, secretamente amargada por la ne­gativa opuesta a sus ofertas por el joven Aleksej, su cuñado, se despide de todos: en apariencia se aleja para hacer una excursión con un amigo, pero en realidad no volverá nunca más ni encontrará salvación. Todos lo advierten, incluso el marido presente, pero nadie pronuncia palabra ni hace un gesto para disuadirla. Sólo el llanto, cada vez más fuerte, de Lisa, su hermana, la acompaña. Las figuras de Stibeley y de Aleksej están dibujadas al iniciarse el drama con un vigor realista que luego no se conserva. Toda la energía, la vitalidad que anima a los per­sonajes al principio, se agota paulatinamen­te: y se convierten en los testigos débiles e inertes de la progresiva disolución moral de Jekaterina Ivanovna. El drama carece de grandeza: representantes de un mundo burgués próximo a la ruina, los personajes ni siquiera viven aquel descontento, aquel «taedium vitac» poderoso de Chejov; y el ver­dadero drama de Jekaterina Ivanovna ape­nas se intuye; diríase que se produce más en la vida que en la escena, adonde el autor la llevó.

B. Del Re