Capítulos de Ariosto

[Capitoli]. Son 27 capítulos en tercetos, escritos casi por mero ejercicio, por Ludovico Ariosto (1474- 1533). En algunos de ellos se vuelven a en­contrar la vivacidad y casi el ritmo narrati­vo del Furioso y, en otros, llamadas bio­gráficas a la materia de las Sátiras (v.). Las más notables, entre estas diferentes composi­ciones, son aquellas en que es vivo el con­traste entre la aguda alegría y una no oculta gravedad; como en el capítulo «En vuestro lindo número tendréis una baja» [«Del bel numero vostro avrete un manco» ], en el que el poeta dice con amargura al duque Alfonso de Este que, en su duro servicio en Garfagnana, lejos de las dulces ocupacio­nes de la poesía, él ya no consigue satis­facer ni a su señor, pues trabaja desganado, ni a su mujer lejana; que al menos su Fe­rrara pueda quedarse con sus inútiles restos mortales y se escriba la verdad sobre su tumba: el poeta murió por haber quedado lejos de su amada. En el capítulo «De un dorso tan calloso y tan robusto» [«Di si calloso dosso e si robusto»], Ariosto enu­mera los cargos de la corte ducal e intenta librarse de tantos compromisos que son un obstáculo para la creación artística y la tranquilidad de la vida. El capítulo épica­mente scherzoso «Cantaré las armas, cantaré los afanes» [«Cantero l’arme, cantero gli aifanni»] es, casi, un cuento largo. El poeta evoca la guerra entre Felipe el Hermoso, rey de Francia, y Eduardo I, rey de Inglaterra, y describe, con evidentes intenciones corte­sanas, un duelo entre Aramon de Nerbolandia y el joven italiano Obizzo d’Este, el fundador de la estirpe de la casa de Ferra­ra. Literariamente estos Capítulos no pue­den tener valor y significado sino como ejer­cicios sobre los temas más dispares; son en cambio muy importantes por lo que se re­fiere a las referencias biográficas.

C. Cordié