Cánticas de Pellico

[Cantiche]. Doce narraciones en endecasílabos blancos de Sil­vio Pellico (1789-1854), escritas en su mayo­ría en 1815, revisadas y ampliadas en 1830 y publicadas en 1837 en las Poesie inedite [Poesías inéditas]. Siguen un género bas­tante en boga durante la primera mitad del XIX; son de argumento medieval según el gusto romántico; de una Edad Media, se entiende, completamente amanerada, en la que gustaba adaptarse la fantasía tierna y soñadora de Pellico. Por ejemplo, obsérvese en «Ildegarde» el episodio de la visita de ésta, mujer de un poderoso feudatario piamontés, al castillo de Irnando, gran rival de su marido; la suave escena en el interior del castillo (la mujer de Irnando que hila y can­ta acompañada por sus hijitos en una atmós­fera de idilio); la facilidad con la que, entre emociones recíprocas, Ildegarde induce a la paz al feroz barón: y se tendrá una idea sumaria bastante exacta del mundo poético de estas canciones. Como «Ildegarde», tam­bién «Tancreda», «Rosilde», «Eligi e Valafrido», «Adelio», «Raffaella», «I Saluzzesi», etc., son cuadros de vida medieval; se separa de ellos «La morte di Dante», que es una apoteosis del gran poeta. Si los argu­mentos son románticos, la forma poética to­davía aparece ligada de cerca al tipo del endecasílabo blanco narrativo de Fóscolo y de Monti, y fue esta la razón principal por la que uno y otro acogieron animándolas las primeras canciones. Publicadas demasia­do tarde, cuando ya el gusto por este tipo de poesía declinaba, dejaron al público bas­tante frío. Hoy están olvidadas del todo.

M. Vinciguerra