Cancionero de Nunes

La obra del poeta compostelano Airas Nunes (finales del siglo XII —primera mitad del siglo XIII) se nos ha conservado en el cancionero de la Vaticana (núms. 454 a 469 y 1133) y en el cancionero Colocci-Brancutti, hoy en la Biblioteca Nacional de Lisboa (núms. 869 a 885). Nuestro poeta dice, en una de sus composiciones, que «fazo cantares en mil maneiras» y, en efecto, recorrió todos los géneros poéticos vigentes en la literatura gallegoportuguesa de la época. Cultivó la sátira política y moral, la cantiga d’amor, la cantiga d’amigo — pastorela, bailada, etc. y la burla épica. Parece ser que Airas Nunes intervino en la redacción de las Cantigas, de Santa María (v.) de Alfon­so el Sabio, ya que, en el códice príncipe de las mismas, puede leerse, al margen de la composición CCXXIII, el nombre de nuestro autor. Para tentarlo todo, escribió imitaciones, en provenzal, de formas tro­vadorescas. Su alta calidad lírica se man­tiene, a pesar de ello, viva y eficaz a lo largo de todo su cancionero. Una de las composiciones más conocidas de Airas Nu­nes es la que empieza con el verso «Desfiar enviaron ora de Tudela», mal llamada «Ro­mance de don Vela», que refiere hechos ocurridos durante el reinado de Sancho IV. Se trata de una «xesta bulreira», de carác­ter paródico, género que cultivaron, ellos también, Xoan Soares de Pávia y Alfonso López de Bayam.

«Porque no mundo mengóu a verdade» es un angustiado sirventés en el que el poeta nos narra su busca de la Verdad, la cual no puede ser encontrada, ya, ni en Compostela. «Bailemos nós ja to­das tres, ai amigas», la primera estrofa de la cual ha suscitado, en Filgueira Valverde, «una evocación visual botticellesca», es de un delicado lirismo. «Oi oj’eu üa pastor cantar» pertenece al género de las pastore­las. Cada una de sus cuatro estrofas termina con una tonada popular, la última de las cuales dice: «Pela ribeira do rio / cantando ia la virgo / d’amor: / Quen amores á / como dormirá, / ai bela flor?» (Recordemos que el Marqués de Santillana, en su famo­so «Villancico fecho por el M. de S. a unas tres fijas suyas» [v. Canciones y decires], usa la misma técnica que nuestro autor y pone en boca de una de sus hijas esta to­nada: «La niña que amores ha, / sola, ¿cómo dormirá?»). Las cantigas d’amor, en número de nueve, poetizan los principios del amor cortés: «Amor faz a mi amar tal señor / … / e fazme alegre e fazme trobador». El cancionero de Airas Nunes ha sido publicado y estudiado, recientemente, por Ramón Fernández Pousa en: Cancionero gallego del trovador Ayras Nunes, «Revista de Literatura», vol. V, año 1954, págs. 219- 250.

J. Molas