Aliscans.

Canto de gesta del siglo XII en endecasílabos asonantados. Posterior a la Canción de Guillermo (v.), ofrece sin em­bargo el mismo relato, que se enlaza con La caballería de Vivían (v.). El conde Gui­llermo de Orange (v., y v. la Coronación de Luis), vencido por los infieles en Aliscans, después de terribles batallas, en una de las cuales ha perdido incluso a su valeroso so­brino Vivián, vuelve herido, acabado y solo a Orange, donde nadie le reconoce y Guiburc, su mujer, no le quiere abrir la puer­ta. Pero tras haber hecho estragos entre los sarracenos que infestan el país, su mujer le reconoce, le acoge, le consuela, le re­anima y le incita a la venganza. Para ello es necesaria ayuda y Guillermo se dirige a Laon, corte del rey de Francia, donde para conseguir un ejército ha de recordar al desmemoriado rey Ludovico los beneficios que de él ha recibido.

Junto con Rainouard, un pagano convertido, especie de bufón que vivía en la corte y que le ruega que le lleve consigo, vuelve a combatir contra los sa­rracenos y esta vez los vence. El héroe de la canción es nombrado por el poeta con varios apelativos que le son dados en los diversos poemas que narran su gesta; ya es sencillamente Guillermo, ya Guillermo de Orange (v. Toma de Orange), ya Gui­llermo de la nariz corta (v. Coronación de Luis), ya Fierabrás, él es el héroe princi­pal del vasto ciclo de Garin de Monglane, así llamado por el nombre de su abuelo (v. Gerardo de Viena). Canción de gesta dramática, contiene escenas llenas de emo­ción, como la muerte de Vivián y la in­dignación de Guillermo en la corte de Laon: pero el estilo no corresponde al clima ínti­mo, pues es redundante y prolijo, muy ale­jado de la bella sencillez del Cantar de Roldán (v.). Entre las traducciones y refun­diciones, la más importante es la del poeta alemán Wolfram von Eschenbach, Willehalm (v.) que da un tono más teológico a la gesta esencialmente guerrera.

C. Cemonesi