Adiós, Honoré de Balzac

[Adieu]. Relato de Honoré de Balzac (1799-1850); fue publicado en 1830. Dos viejos amigos de infancia, el marqués de Albon, magistrado, y el coronel Philippe de Sucy, vuelto recientemente de Rusia donde había quedado prisionero, tras una in­fructuosa cacería en los alrededores de Pa­rís, están buscando un lugar donde comer y descansar, cuando en las cercanías de un viejo caserón en ruinas, viendo a una ex­traña mujer que a su llegada desaparece por el bosque próximo, el coronel cae y pierde el conocimiento. No se había en­gañado reconociendo en ella a la mujer amada en otros tiempos, la condesa Stéphanie. Ella había seguido a su marido, el anciano general conde de Vandiéres, en la desastrosa campaña de Rusia; salvada en los momentos más trágicos de la retira­da por su amigo, el comandante Philippe de Sucy, debía la vida a la abnegación de este heroico oficial que le cedió el único sitio que quedaba libre en la almadía que la llevaría a salvo a la otra orilla del Beresina. Pero aquel adiós trágico la había vuelto loca. Ahora Philippe, que ha encon­trado a su amada, busca el modo de devolverle la razón. Tras varias tentativas in­fructuosas, Philippe de Sucy piensa en ha­cer revivir ante los ojos de la mujer, con toda su trágica realidad, el momento de su separación junto al Beresina. El experimen­to tiene éxito, pero recobrar la conciencia y el amor es una sensación demasiado fuer­te para aquel débil organismo, y Stéphanie muere. El relato corresponde a la primera etapa de Balzac, absolutamente romántica, pero ya algunas poderosas páginas (entre las cuales la descripción del paso del Bere­sina, que se ha hecho célebre), ponen al descubierto todo el vigor de su genio.

M. Bonfantini