Adam Sangala, Ladislav Nadási

Novela del escritor es­lovaco Ladislav Nadási (Jégé, 1866-1940), publicado en 1923. Es un intrincado cuadro histórico de la época siguiente a la derrota de la llamada Montaña Blanca cerca de Praga, en 1621. Adam Sangala, hijo de un pobre siervo del estéril valle del Magura que murió ahorcado por contrabando, deja el país con el morral y el bastón para «re­correr el mundo». Encuentra en su camino a un noble señor que atormenta a un súb­dito suyo, le apalea y huye hacia Xilina; allí se entera por un bando, que ofrecen una gran recompensa por su captura. Es­pantado, sienta plaza de soldado, y por poco no cae igualmente en manos de la policía; pero se salva refugiándose en el castillo del conde Praskovsky, enemigo del señor a quien había apaleado, donde consigue hacerse admitir como criado de la condesa. Pero su suerte tiene poca duración, pues llega también al castillo Mihvok, un criado que ya había tratado de denunciarle. Un día, por error, Adam asusta de tal modo a la joven esposa del conde que la hace abor­tar; denunciado por Mihvok, es encarcelado y condenado a morir en la horca. Pero al­guien se compadece de él el pastor evangálico Konopka, que se disponía a dejar el castillo, le liberta y huye con él.

Segui­dos por el hijo del conde, de perseguidos se convierten en salvadores cuando Ondrej es asaltado por una escuadra de sol­dados vagabundos que le hieren. Llegados al castillo del señor Rovniansky, Adam y Konopka muy pronto vuelven a encontrarse en conflicto con Praskovsky; y por ello abandonan el castillo por la ciudad de Trnava. Allí Adam parece haber conseguido la felicidad con el amor de una muchacha, la hermosa Betka, sobrina de un burgués peletero. Pero habiendo sabido que Konopka ha sido detenido por Praskovsky, hace ata­car al noble y devolver la libertad al pastor evangélico. Algunos años más tarde, sin embargo, en 1628, descubierta su participa­ción indirecta en la agresión al noble señor, le arrancan de su familia y es decapitado en la plaza de Trnava. En la corriente de la novela histórica, que en Bohemia había dado ya obras de primera magnitud, como Confraternidad, F. L. Vek y Entre las co­rrientes (v.) de Jirásek y Maestro Kampanus (v.) de Winter, la novela de Nadási es particularmente interesante por la factura moderna y el tono psicológicamente vivo de la narración, que en Svátopluk (1928), reconstrucción de la lucha entre el cristia­nismo y el paganismo en tiempos de la Gran Moravia, en el siglo XI, adquirirán aun mayor concreción. Menos unitaria en la concepción, pero sin duda más instintiva y espontánea, Adam ¿Zangala es también un singular documento del interés de los eslovacos por la historia de su pasado, tor­mentoso pero no carente de gloria, incluso durante los siglos de servidumbre.

E. Lo Gatto