Comentario a Virgilio de Donato

[Commentum ad Vergilium]. Obra de Elio Donato (siglo IV) que comprendía el co­mentario a las Bucólicas (v.), Geórgicas (v.) y Eneida (v.), y de la que sólo nos han lle­gado algunos fragmentos: la dedicatoria a Munacio, la «Vida de Virgilio», la introduc­ción a las Bucólicas y algunos extractos bajo el título de Escolios Danielinos [Scholia Danielina], así llamados por haber sido publi­cados por Pierre Daniel. Bastan, sin embar­go, estos pocos fragmentos para dejarnos entrever la vasta cultura de Donato, el cual, iniciando la tradición exegética de la Edad Media, demuestra el prolongado estudio y el grande amor que el autor ha dedicado a la obra de Virgilio. El poeta, que apa­rece ya idealizado en la vida, se convierte en el comentario en un maestro de estilo; su obra es elevada a paradigma; la misma evo­lución poética, de las églogas de los años juveniles a la épica de la edad madura, apa­rece encubierta en un necesario y gradual progreso de la sociedad humana desde el es­tado casi salvaje de los pastores al ya más culto de los agricultores y de este último al más civilizado de los héroes troyano-roma­nos. Con Elio Donato ha sido a menudo erró­neamente confundido otro comentarista virgiliano, Tiberio Claudio Donato (siglo IV después de Cristo), un maestro de retórica que reconoció en la Eneida un verdadero y auténtico repertorio de enseñanzas retóricas. Pero, aun persiguiendo ideales a su manera estéticos, no olvida las referencias histórico- arqueológicas y jurídicas.

F. Della Corte