Verónica Franco

Nació en 1546 en Vene­cia, donde murió en 1591. Fue la cortesana literata más célebre de la Italia renacen­tista. Mantuvo amistad con poetas y artis­tas, dedicándosele diversas obras poéticas y pictóricas.

La fama de su belleza llegó hasta el mismo rey de Francia, Enrique III. Ha­cia 1580 viose complicada en un proceso inquisitorial, y sin duda a causa de ello mudó su vida fácil para dedicarse al ejer­cicio de la caridad cristiana. Además de muchos sonetos esparcidos en las coleccio­nes coetáneas, dejó un libro de Tercetos (1537, v.), ajeno ya por su realismo a la tendencia petrarquista, y un conjunto de Lettere familiari a diversi, dedicado al car­denal Luis de Este.