San Lucas Evangelista

Vivió durante el s. I d. de C. Fue médico, y mantuvo una íntima amistad con San Pablo, con el cual colaboró fielmente. Compuso el Evangelio (v.) de su nombre y, por lo menos en parte, el libro de los Hechos de los Apóstoles (v.). Contra la tradición, que le hace oriundo de Antioquía (Eusebio), parece haber nacido en la ciudad de Filipos, o al menos en Macedonia; los pasajes donde habla en primera persona se refieren, precisamente, a aconte­cimientos de estos lugares, por él mejor co­nocidos que los restantes. No era judío; el nombre de Lucas, seguramente abreviación de Lucano o Lucio, puede ser el de un liber­to entregado al estudio.

Convertido al cris­tianismo, el «amado médico de Pablo» siguió al apóstol, a quien halló en la Tróade, acompañóle en su tercer viaje de apostolado y le ayudó en el curso de su cautiverio en Roma, donde, a causa de las ocupaciones o defecciones de los demás, fue su único asistente: «Solamente Lucas está conmigo», dice San Pablo. Según cierta tradición inse­gura debió de ser también pintor; probablemente, empero, tal noticia no es sino la trasposición al campo pictórico del arte con que Lucas supo describir a los personajes en sus textos. Nada sabemos respecto de su muerte, que, de acuerdo con los testimonios patrísticos, no concordes, habría ocurrido en Beocia, Bitinia o Acaya.