Ricardo Rojas

Escritor argentino nació en Tucumán en 1882 y murió en 1957. Estudió en Santiago del Estero, cultivó el perio­dismo, fue profesor de Literatura castellana y rector de la Universidad de Buenos Aires (1926-1930). Premio Nacional de Literatura y hombre de ideas liberales y democráti­cas, conoció la persecución política, que le valió una etapa de confinamiento, y repre­sentó como embajador a su país en Perú (1955). Rojas es uno de los más positivos valo­res literarios argentinos del siglo XIX; su sentido nacional, sus dotes de investigador, su temperamento moderno y su alma de artista hicieron de él un valor humano superior indudablemente al que se advierte a través de su variada e importante obra.

Él mismo nos dice que comenzó a escribir versos a los trece años de edad: poeta de ecos románticos que se incorpora pronto al modernismo, no hablaríamos de él ahora si sólo nos hubiera dejado sus poemas (La vic­toria del hombre, 1903; Lises de blasón, 1913, y la recopilación de sus composicio­nes en Poesías, 1923). Pero ya sus cuentos de El país de la selva (1907), sobre temas de su tierra natal, nos anuncian al poeta convertido en excelente prosista y narra­dor. Y esta elevación la intensifica a través de toda su obra, lo que se advierte esencial­mente en la Historia de la literatura argen­tina (v.), en su tragedia en cuatro actos titulada Ollantay (v.) y en su biografía novelada del general San Martín: El santo de la espada (v.). Sin embargo, merece sin­gular atención su aspecto de ensayista, con distintas facetas, que pueden examinarse en trabajos como El alma española (1907), La restauración nacionalista (1909), Blasón de plata (1912), La argentinidad (1916), Los arquetipos (1922), Eurindia (1924), y sobre todo, El Cristo invisible (1928), muestra espléndida de su inquietud e insatisfacción religiosa.

Otras obras teatrales suyas se ti­tulan Elelín (1929), La casa colonial (1932), Retablo español (1938) y La salamandra (1944). En el campo de la biografía, reafir­mó su personalidad con su libro El profeta de la pampa: vida de Sarmiento (1955). La influencia de Rojas en las nuevas genera­ciones argentinas es indudable y fecunda.

J. Sapiña