Peire d’Alvernha

Vivió a mediados del siglo XII y su actividad poética puede si­tuarse entre 1150 y 1170 aproximadamente, gracias a lo que nos sugieren las escasas referencias cronológicas que se deducen de sus composiciones líricas (v. Poesías). Ju­glar de profesión, de origen más bien mo­desto, anduvo vagando por las cortes de Castilla y de Barcelona. Es un trovador de notable importancia por su posición lite­raria: aunque repite los módulos comunes en la lírica trovadoresca, existe en él sin embargo, un deseo de innovar, la tentativa de alcanzar una elevación estilística, que constituye la nota distintiva de este poeta. Y hay además, en él, y es digno de seña­larse, el aspecto crítico al considerar a los demás poetas precedentes y contemporá­neos. Dante mismo lo enumera entre los antiquiores doctores (De vulgar elocuen­cia, 1, 10), es decir, entre los poetas ilus­tres, y maestro de trovadores fue consi­derado por sus contemporáneos.

C. Cremonesi