Paolo Mantegazza

Nació en Monza el 31 de octubre de 1831 y murió en San Terenzo (Liguria) el 26 de agosto de 1910. Inició en Pisa los estudios de medicina, que pro­siguió en Milán y terminó en Pavía. Em­prendió luego una serie de viajes por Europa, y durante una estancia en París compuso Fisiología del placer (v.). En 1854 fue a ejercer su profesión a la Argentina, donde permaneció hasta 1858. Vuelto a la patria, llegó a profesor numerario de pa­tología general de la Universidad de Pavía, en la cual fundó el primer laboratorio euro­peo de patología experimental. Más tarde enseñó antropología en el Instituto de Es­tudios Superiores de Florencia, donde esta­bleció diversos organismos culturales.

Par­ticipó asimismo en la política, primeramente como diputado y luego en calidad de sena­dor. La actividad de Mantegazza resultó muy varia­da: además de textos propiamente científicos escribió libros de viajes, como Sull’ America meridionale, lettere mediche (1863) y Un viaggio in Lapponia (1881), y divulgaciones de higiene y fisiología (Fisiología dell’amore, 1873; Fisiología del dolore, 1880; Fisiología dell’odio, 1889; Fisiología della donna, 1893). Singular fortuna conoció la novela Un día en Madera (1876, v.), que trata del grave problema del matrimonio entre enfermos.

R. Fabietti