Nicolae Iorga

Nació en Botoşani (Ruma­nia) el 5 de junio de 1871 y murió en 1940. A los seis años leía en los textos originales. las obras maestras de la literatura fran­cesa, y a los trece escribía artículos sobre política extranjera. Graduado a los dieci­nueve años, en 1896 emprendió unos viajes por el extranjero, donde consiguió títulos de especialización e investigó en los archivos. A los veintitrés años era profesor de His­toria universal en la Universidad de Bucarest, y en 1911 miembro de la Academia Rumana, correspondiente de muchas extran­jeras y doctor «honoris causa» de famosos centros universitarios.

Fundó, junto con Cuza Vodă, el partido democrático nacional, y defendió la participación de Rumania en la primera Guerra Mundial al lado de Fran­cia. En 1909 estableció la Universidad Popu­lar de Vălenii. Entregado a una intensa acti­vidad periodística, y elegido ministro en 1938, viose arrollado por los acontecimien­tos políticos que agitaron a su país al prin­cipio de la segunda conflagración mundial. Murió en circunstancias no bien aclaradas y, al parecer, trágicas. No resulta posible ofrecer la lista de sus obras pertenecientes al ámbito de la historia rumana y, en gene­ral, balcánica. Entre sus creaciones cabe recordar Cleopatra (v.), Ovidio (v.) y San Francisco (v.). Muy aficionado al estudio de la historia y la literatura italianas, dejó asimismo en este campo textos de impor­tancia.

R. Del Conté