Monaldo Leopardi

Nació el 16 de agosto de 1776 en una familia condal de Recanati, donde murió el 30 de abril de 1847. Padre de Giacomo, el conflicto de ideas con su hijo le ha dado mala reputación ante la poste­ridad; sin embargo, puede afirmarse que estuvo orgulloso del valor de Giacomo, y fue para él un padre afectuoso y solícito. En 1803 publicó en su localidad natal un tomo de versos y tragedias. Muy amante del «borgo selvaggio», documentó su historia a través de obras eruditas (Notizie della zecca recanatese, 1822; Serie dei Vescovi di Recanati, 1828; Annali di Recanati con le leggi e i costumi anticho recanatesi, e inoltre «Memorie di Loreto», 1945).

Resumió sus principios reaccionarios en los Diálogos bre­ves de las materias corrientes en el año 1831 (v.), que alcanzaron un gran éxito, y en el periódico La Voce della Ragione (1832-35), opuesto a la Antologia de Vieusseux. Parte de la vida de este defensor de los viejos regímenes aparece narrada por él mismo en una Autobiografía póstuma. Interesantes re­sultan sus Lettere en cuanto a las relaciones con el hijo a quien casi humildemente es­cribía: «Si no podéis aplaudir siempre el ingenio de vuestro padre habréis de recono­cer por lo menos su amoroso corazón».

P. Onnis